Por Giovani Fernández

Acabó de pasar el mes de mes de agosto, el mes de la tierra y que infortunadamente y por casualidad es el mismo mes donde ya nos hemos gastado todos los recursos que el planeta es capaz de generar en un año. Es decir, este 2018 comenzamos a vivir el mes 8 con recursos prestados. Estamos en deuda.

Como las cosas más importantes de esta vida, todo parte de una decisión y retribuirle a la naturaleza de la que hacemos parte es la mía. Por eso voy a compartirte algunos tips express con los que puedes sumarte:

1) Reduce el consumo de carne: muy rica y todo, pero por un lado nos comemos seres que también sienten, viven y tuvieron seres queridos como nosotros, y por otro lado, el exceso nos hace daño a nosotros y al planeta…se destruyen bosques y selvas enteras para criar “ganado”.

2) Compra cuando realmente lo necesites: estrenar cada mes no es tan “cool” como nos lo hacen creer, te sorprendería ver que quienes no lo hacen viven mejor que muchos. Cuando compres algo revisa que no usen esclavos humanos y animales para hacerlas o testearlas.

3) Comienza a cultivar tus propios alimentos: vuelve a la tierra, siéntela. Puedes comenzar fácil con una planta de tomate, una albahaca y una cebolla en una maceta en casa.

4) Separa tus desechos orgánicos: échalos en la “paca digestora silva” de tu cuadra o urbanización. Si no tienen, puedes hacer una. Es realmente fácil de hacer y en YouTube hay varios tutoriales. Yo hice uno (@GIOfergo).

5) Cambia lo mal llamado “desechable” por lo durable: no importa el material, si es “desechable”, estás tirando tu dinero al cesto y matando el planeta. El reciclaje no es la excusa, pues casi nunca es reciclado, sino que llega a vertederos o a los ríos y mares. ¿Conoces las islas flotantes del lago Titicaca? Esas son de plantas. Hay una isla entera de basura en el océano del tamaño de un tercio de Colombia y somos nosotros los que nos miramos al espejo los culpables.

La ñapa: El pitillo no lo necesitas y para tomar malteadas muy frías, ¡la cuchara es súper buena!

Y para cualquier otro tip express, puedes pensar ¿qué harían mis ancestros? o mejor aún ¿cómo vivían o qué hacían los pueblos indígenas en este caso? Y así tendrás una respuesta para vivir en verdadera armonía.

Para finalizar: Ya somos el olvido que seremos… así comienza el poema de Jorge Luis Borges que me recuerda que he venido a esta tierra a llevarme nada y a dejarlo todo y espero que ese “todo” pueda ser muy bueno. No para mi egocéntrica memoria, si no “con esperanza, en aquel hombre que no sabrá que fui sobre la tierra” y todos los seres que harán parte de esta.

Facebook e Instagram: @GIOfergo

Compartir en: