Como antioqueña de pura sepa que soy, enamorada de mi territorio y de las costumbres de esta tierra, no puedo dejar pasar una Feria de las Flores más sin contar cómo se siente vivir la experiencia de visitar una verdadera finca silletera.

El Desfile de Silleteros es sin duda uno de los eventos más coloridos y descrestantes que se pueden presenciar en la ciudad de Medellín. Es un impredible para todo el que se crea de verdad paisa y ni qué decir para los extranjeros, porque presenciar la belleza de las silletas es un deleite para la vista, pero lo más bello es ver el amor que los campesinos ponen en cada paso que dan, llevando un peso de 40 kilos o más a sus espaldas. Esta tradición le ha dado la vuelta al mundo y habla muy bien de nuestra ciudad en el exterior.

Confieso que la primera vez que estuve en un Desfile Silletero sufrí mucho, yo no entendía por qué estas personas, muchas de ellas de avanzada edad, se someten al desgaste tan alto que trae llevar una silleta a cuestas, bajo un sol implacable y con un recorrido extenso. La razón sólo la entendí el día que visité la finca La Alquería del Silletero, por la invitación de la Operadora Turismo en Medellín.

Reserve el Plan Silletero de la Feria con la Operadora Turismo en Medellín

El plan es de un solo día, más o menos se invierten 7 horas en esta experiencia. Un bus de turismo recoge a los pasajeros en el parque de El Poblado o en la estación Estadio del Metro. Durante el recorrido hacia la finca la guía turística va relatando historias de la ciudad y datos curiosos sobre la Feria de las Flores.

Santa Elena es un corregimiento de la ciudad de Medellín ubicado a 19 km, el recorrido de subida dura más o menos 40 minutos, por una carretera con muchas curvas y en muy buen estado. La vista es hermosa y se pasa por dos miradores desde el que se puede ver el centro de Medellín, la ladera occidental y mucha parte de la zona sur. Impacta ver cómo se asoma el viaducto de la vía al Túnel de Oriente, que en el momento de escribir este artículo está en un 70% de avance de la obra.

La Finca la Alquería del Silletero tiene una ubicación formidable, se llama Vereda El Plan, este es uno de los lugares más tranquilos y con menos tránsito de vehículos de Santa Elena, lo que hace que el acceso a la finca sea menos congestionado incluso, el día de más afluencia de visitantes como lo es el previo al Desfile de Silleteros.
Unos anfitriones que encantan

Los Grajales son los anfitriones en la finca “Alquería del Silletero”. Esta familia tiene una historia de mucho más de 100 años en esta tierra fértil, que ha visto crecer a varias generaciones de silleteros. La palabra “Alquería” significa Casa de Campo y esta es una definición que le calza perfecto a esta extensión verde adornada por varias estancias de paredes blancas, o de ladrillos y de techos de teja de barro.

Cuando el bus entra a la Finca La Alquería una mujer o un hombre vestidos con el atuendo típico de los silleteros da la bienvenida y deja ubicado al grupo que acaba de llegar en la zona que tiene un picnic, carpas y la tarima en la que esperan músicos de la zona. Lo primero que suena es: “Me voy para Medellín a la Feria de las Flores, me voy a encontrar allí, mis querencias mis amores…Medellín yo quiero verte, repleta de silleteros.” Muy pocos se aguantan la tentación de bailar, yo no me la aguanté.

Después de dos o tres canciones el grupo es invitado a que pase a uno de tres escenarios: El Museo Silletero, La Charla Silletera o el cultivo de flores tradicionales de Santa Elena. Mi experiencia comenzó por el recorrido que se hace en el museo.

Un museo con más de cien años de historia

La casa principal alberga el Museo Silletero. Durante mi experiencia el guía en esta zona fue Camilo Grajales, un joven muy vivaz, enamorado de su cultura, con una coquetería inocente que hace que todos se sientan muy bien. El museo alberga objetos antiguos como la cama, chifonier y tocador de los abuelos, la sala y todos los aperos que los campesinos y arrieros de la familia han usado en un poco más de cien años.

En el museo aprendí a qué objetos pertenecen sustantivos como “cacorro”, “zurrón”, “jíquera”, por favor lea muy bien, aquí digo sustantivos, no adjetivos. Lo aclaro no sea que algún lector desprevenido, si es que llego a tener alguno, cree que estoy escribiendo calificativos des obligantes o groserías que llaman. Muy amena y constructiva me pareció la visita a este museo.

Fidel Grajales, encargado de los sembrados de las flores y Paola Gómez, Presentadora del programa Fanáticos del Canal Tigo Une. El anillo hecho con una flor, reafirma el amor de Paula por la tradición silletera.

Al salir del museo nos encontramos a Don Fidel Grajales ¡qué abuelo tan encantador! Varias salimos enamoradas de él después de que nos conquistó con las historias sobre las flores que tiene este jardín. Si van a la Alquería pregunte por el girasol negro, por las boquitas de dragón, por la historia de las margaritas y de las pascualitas. Si usted lectora está de buenas, hasta le toca la oportunidad de comprometerse con Don Fidel en amor eterno con la Feria de las Flores.

Esta finca es la que más terreno sembrado tiene de flores durante todo el año. Son un poco más de 70 especies y muchas de ellas hacen parte de las semillas originarias que Los Grajales han preservado, para que estas flores por haber “pasado de moda” no se extingan y puedan seguir siendo parte de los ramilletes que conforman las silletas tradicionales.

El remate de mi visita lo tuve con la charla silletera. Esta conferencia actuó en mi corazón como broche de oro, fue la que me ayudó a entender la pasión, el arraigo y el orgullo que estos campesinos sienten por la tradición silletera. Vi en los ojos del señor Orlando Grajales el brillo del convencimiento por la historia que año tras año lleva sobre sus hombros. Con la charla silletera entendí por qué no importa el peso de la silleta, el sol o el cansancio; entendí por qué ser silletero lo vale todo. Este año Don Orlando será el encargado de portar una silleta monumental.

Don Orlando con su maestría silletera ha visitado varios continentes, habla con propiedad sobre la emoción de los compatriotas de cuando ha desfilado sus silletas en varias ciudades de Estados Unidos o de cómo le sorprendió que en Japón salieran multitudes a verlo y que nadie lo aplaudiera, pero que él mismo reconoció lo “fascinados que estaban los chinos con todas esas flores”. Esta es una charla, de verdad, para no perderse.

Corporación Flores del Silletero

En Santa Elena que es territorio perteneciente a Medellín y en algunas veredas que hacen parte del municipio de Guarne, existen aproximadamente 25 las fincas que abren sus puertas para recibir visitantes durante la Feria de las Flores. Muchas de ellas no tienen cultivos, pero sí venden comida típica y artesanías; también hacen charlas y brindan un espacio de sano esparcimiento. Varias de ellas quedan en territorio inmerso en el Parque Arví.

Conozco tres fincas que tienen la tradición intacta y una de ellas es la finca La Alquería del Silletero. Son tan organizados y conscientes de que la asociatividad ayuda a la labor de preservación y sostenibilidad de los proyectos, que por eso desde el año 2010 decidieron crear esta corporación.

La Corporación Flores del Silletero, le da una sombrilla institucional a 35 campesinos de la familia Grajales, que trabajan en la finca silletera, en labores del campo, en temas de promoción, formación y además los que portan el contrato para participar en el tradicional Desfile de Silleteros.

Camilo Grajales, DIana Grajaes y Fidel Grajales

La Corporación es presidida por el señor Renato Grajales y la Dirección Ejecutiva está a cargo de Diana Grajales, una joven administradora de empresas que decidió estudiar una profesión que contribuyera a hacer más grande y duradera la tradición silletera.

Una semana para visitar a los silleteros

Se volvió costumbre que la noche anterior al Desfile, los visitantes más entusiastas llegan a las fincas para ver el proceso del armado de las silletas, acompañan a los silleteros hasta la madrugada, justo antes de que emprendan su descenso hacia el centro de Medellín, para cumplir con la cita anual más importante de sus vidas. Esta práctica llegó a ser muy popular durante la Feria, tanto que hace algunos años las vías de Santa Elena se congestionaban hasta el colapso, además, el ruido y las personas pasadas de copas hacían que estar en este momento que muchos se soñaran como mágico, se convirtiera en una pesadilla del turismo.

Las medidas llegaron antes de que la situación se convirtiera en insostenible. Las autoridades regularon el ingreso de vehículos particulares el día previo al Desfile de Silleteros y las empresas de turismo vieron una oportunidad dorada para construir paquetes turísticos para visitar las fincas. Ahora la experiencia silletera es ofrecida para vivirla no solo el día anterior, sino también durante toda la semana de celebración de la feria de los medellinenses.

Por esto la recomendación es que aproveche la temporada completa previa al Desfile de Silleteros para que visite las fincas. Nuestro recomendado es el Plan Silletero de la Feria de la Operadora Turismo en Medellín.

 

Compartir en: